Las redes sociales, como usar correctamente una espada de doble filo

las redes sociales, buenos usos, una navaja de doble filo

Las redes sociales, como toda herramienta poderosa, puede llegar a ser una espada de doble filo, sino las usamos correctamente, puede llegar a dañarnos.

Por Ameth (Twitter, Instagram)

Desde hace ya algún rato el internet es usado para alojar contenido. Con información para leer, compartir, e incluso en algunos casos comprar productos. Eran muy pocos los privilegiados con acceso ya que se necesitaba de una infraestructura especial con costos relativamente altos a comparación de los de hoy en día.

Actualmente el Internet y las redes sociales son muy accesibles incrementando el número de usuarios en gran medida. El usuario ha pasado de ser un mero receptor a ser el principal comunicador. Se ha despertado un gran interés en todo el mundo en usar las diferentes plataformas existentes, la navegación es ahora un estilo de vida.

El fenómeno ha crecido tan velozmente, con nuevas y novedosas tecnologías que han cambiado la forma en la que nos comunicamos y adoptamos información que a veces es un poco complicado manejarlo a nuestro favor. El internet, y principalmente las redes sociales, son como todas las herramientas poderosas, como armas de dos filos, si las usamos mal pueden lastimarnos.

Existen una gran cantidad de sitios en internet como los blogs, las redes sociales, los wikis, que generan grandes cantidades de nuestra propia información. Creamos, compartimos, hay diálogo, retroalimentación, trabajo en colaboración a distancia, desde cualquier parte del mundo y a cualquier hora. Esta gran ventaja de accesibilidad puede convertirse en un gran riesgo para tu reputación si no sabes usarla correctamente.

Es sorprende como muchos empresarios pasan por alto el buen uso de las redes sociales. Ignorando la importancia y los beneficios directos que esto traería en costos, ventas, y en algunos casos mantener a flote su empresa e imagen profesional.

Para verificar esto basta con darse una vuelta en las redes sociales y ver el mal uso que las empresas y profesionales le dan a estas herramientas. Empleados enojados quejándose y filtrando información inadecuada, políticos y gente presumiendo autos, viajes, casas, lujos que de antemano todo mundo sabe que su sueldo no puede sustentar, y ni mencionar de cuando suben fotografías en estados poco convenientes. Cuando vemos este tipo de cosas nos puede parecer hasta un chiste y nos da risa, pero muchas veces estamos del otro lado de la moneda y hasta podemos perder nuestro trabajo, dejar una imagen política o empresarial con una reputación mal parada, en fin, nos lamentamos de una herramienta que debió estar a nuestro favor.

Actualmente no existe algún manual específico para usar las redes sociales. Cada persona y empresas exhiben lo que eligen de acuerdo a sus políticas o parámetros. A la hora de entrar al mundo virtual y subir datos, fotografías, o videos, hay que ser cuidadosos, por que una vez arriba, no hay vuelta atrás.

Para participar en las redes sociales es conveniente cuidar ciertos rubros como: identidad, conversaciones, material, presencia, relaciones, grupos y honestidad (según Business Horizons). Estos rubros deben ser manejados con cuidado y seriedad, incluso fomentar el uso de estrategias que den una imagen adecuada sobre la persona o empresa que somos y queremos proyectar. Es importante tomar el control sobre nuestro mundo virtual y potenciar los efectos positivos en lugar de los negativos que nos puede llegar a sorprender sin previo aviso.

El material que subimos a la red se queda en el mundo virtual para la posteridad. Es muy importante tener control de lo que decimos, pública o privadamente, los datos que subimos, las fotografías que tomamos, los comentarios y opiniones. Sería tonto pensar que las redes sociales son un espacio personal. La ortografía, el lenguaje, la forma en la que nos expresemos están disponibles para todo el público con acceso a Internet.

Mantener el equilibrio en las redes sociales también es un tema a discutir. Por una parte tenemos a gente que se la pasa todo el día compartiendo un sin fin de cosas, esto quiere decir que está más conectada al mundo virtual que al real. Por otra parte tenemos a gente que no suele usar las redes absolutamente casi para nada, y solemos decir que son cavernícolas o tienen algún tipo de atraso tecnológico. Lo vital es mantener cierto equilibrio y hacer buen uso de la herramienta.

Uno de los factores fundamentales en las redes sociales son las relaciones. Han acercado a gente, amigos, familiares, contactos de trabajo de todo el mundo. Han logrado que amigos del pasado se reencuentren y que incluso surjan relaciones amorosas. Pero no hay que olvidar que también han aumentado los niveles de acoso y molestias por parte de personas que usurpan identidades. Hay que ser cuidadosos con el uso profesional de las redes sociales, elegir con cuidado una fotografía y los datos que compartimos.

Las habilidades que manejemos a la hora de usar las redes sociales tendrá peso en nuestra vida personal y profesional. La expansión de esta herramienta ha sido tan rápido y caótica que nos hemos ido adaptando casi empíricamente. No está de más hacer una reflexión acerca del buen uso de las redes y así usarlas a nuestro propio favor y no en contra.

las redes sociales, buenos usos, una navaja de doble filo