Aprende cualquier cosa en 20 horas

Siempre hemos querido aprender nuevas cosas, como aprender a resolver cálculos rápidamente, programar apps, tocar algún instrumento musical, destacar en algún deporte, hablar otro idioma, etc.

Hay una teoría que dice si practicas algo durante 10,000 horas te vuelves un experto en el área, y quizás tenga mucha razón, la constancia hace que mejores en cualquier área, y 10,000 es un tiempo verdaderamente significativo.

Pero afirmar que en 20 horas puedes aprender cualquier cosa, según Josh Kauffman es posible. El tema consta de 4 puntos interesantes:

20 hours

1. Fragmenta la habilidad

Cuando se aprende algo nuevo es importante saber lo que se necesita para llegar a un nivel considerable. No serás un experto de la noche a la mañana, pero sí de manera gradual, si fragmentas en pequeñas habilidades y aprendes de uno a uno lo necesario.

2. Aprende lo suficiente para autocorregirte

Esto a algunas personas se le hace aburrido o tedioso, pero es importante aprender la parte teórica de la habilidad que queremos aprender.

Existen muchos recursos para esto, como los libros, sitios web, un curso, videos online, etc, para aprender lo suficiente y saber si estás haciendo las cosas bien. Este aprendizaje debe estar enfocado en la fragmentación de las habilidades, del punto anterior. No se trata de leer horas y horas o dejar de practicar por hacer esto, sino en hacer exactamente lo determinado.

3. Elimina barreras que te impiden practicar

Este punto implica que tienes que eliminar todas las distracciones que pueden atentar contra tu propósito y desconcentrarte del aprendizaje de tu habilidad. Me refiero al Facebook, la smarth TV, los smartphones, el Internet o cualquier otro objeto de distracción.

4. Entrena por lo menos 20 horas

Kaufman señala que la parte más difícil del proceso es  la barrera de la frustración. Cuando comienzas a practicar algo hay un momento que sientes que los resultados no son los esperados, te frustras y dejas de intentarlo, aún sabiendo que la única forma de lograrlo es siendo perseverante. Según Kaufman, después de 20 horas nadie se siente realmente malo, todo lo contrario, alcanzas un nivel considerable en la habilidad, que te permitirá seguir aprendiendo.

Por eso está prohibido abandonar la práctica antes de las 20 horas. ¿Quieres aprender lo que sea, tocar el piano, programar, aprender un nuevo idioma? Sólo necesitas 20 horas.