Mars Aguirre podría tener razón

He notado a mucha gente molesta por el video donde Mars Aguirre nos dice que abandonará la preparatoria y al mismo tiempo nos comparte su pensar acerca del sistema educativo, antes de hacer conjeturas quisiera contarles una historia, pónganse cómodos:

Cuando tenía como 20 años justo a mediados de la carrera de ingeniería en electrónica, me comencé a interesar más por los blogs y la creación de sitios web, y como escribía sobre tecnología, comencé a notar mucha información que en la universidad ni de broma nos enseñarían, sobre nuevas tecnologías y novedosas formas de aprender esas tecnologías, hizo ver a mi escuela como un chiste.

Posteriormente seguí en la escuela, pero cada vez le presté menos tiempo y me enfocaba más en lo que verdaderamente me interesaba, y en realidad no me estaba saliendo de la línea sobre ciencia y tecnología, pero en internet encontraba cosas más actualizadas e innovadoras. Así que pronto decidí sacar este blog que estás leyendo, al mismo tiempo ya vendía mis primeros proyectos sobre creación de sitios web, aprendía en internet, en ese momento decidí por completo abandonar la universidad.

Cosa que no pasó, vivimos en una sociedad en la que es más importante, y a veces más por miedo que por importancia, conseguir un empleo seguro y dinero, por irse por lo fácil, por lo establecido. Al final por presión, me gradué en ingeniería en electrónica, al mismo tiempo seguí escribiendo sobre tecnología en internet y creando sitios webs para diferentes empresas y emprendedores, no abandoné mi pasión.

Al finalizar la universidad, seguí escribiendo sobre tecnología, seguí desarrollando sitios web, seguí aprendiendo en internet, y al final me sigo dedicando a eso, he trabajado desde crear mi propia startup hasta trabajar por un salario dentro de un horario establecido para un par de empresas, todo ello presentando mi currículum lleno de las cosas que he aprendido fuera de la educación formal, que de otra forma no hubiera sido posible adquirir esos conocimientos y experiencia, en esta aventura aprendí a escribir sobre tecnología, a programar sitios web, a diseñar, a editar videos y fotografías, conocí gente muy creativa e inteligente, me ha permitido mudarme de ciudad gracias a llevar la mayor parte de mi trabajo conmigo.

¿Ir a la escuela o no?

Llegando a este punto es importante aclarar que no es lo mismo ir a la escuela que verdaderamente estudiar, puedes adquirir el conocimiento para ser bueno en algún campo desde una biblioteca llena de libros interesantes o mejor aún, desde internet. Incluso la historia ha demostrado que muchas de las personas que verdaderamente cambian las cosas han adquirido experiencia y conocimiento fuera de la educación formal.

Por otra parte la educación formal no te garantiza que tengas éxito, claro, hay muchas ocasiones en que las personas crecen dentro de ese sistema educativo y logran cosas verdaderamente geniales. Por ejemplo ser médico o piloto, trabajos en las que hay vidas de por medio, es muy importante pasar por certificaciones, pero ¿quién dice que no puedes comenzar a estudiar libros de medicina desde la prepa? Hay que admitir que si bien hay empleos que necesitan educación formal (está por debatir si hay otras formas de adquirir esos conocimientos), hay muchas cosas que incluso aprenderías mejor si dejaras la escuela a temprana edad y te dedicaras a eso de lleno.

La escuela y su sistema es deficiente

Como ya es bien sabido, el sistema educativo desde casi siempre, y más aún con la llegada de las nuevas tecnologías de comunicación, ha sido pésimo, el conocimiento dentro de las aulas, salvo que estés en una universidad puntera, no se actualizará, aprendes más en internet, te enteras de más casos de estudio y no hablo de Jobs, Gates o Zuckerberg, sino de más gente como tu o yo que se han convertido en expertos en su campo gracias a no llevar una educación formal.

Las escuelas está matando la creatividad.  – Ken Robinson

El valor que se le ha dado a la educación formal es inapropiado, por supuesto que es importante formarse, como dije anteriormente si vas a ser cirujano o médico, y aún así se podría transmitir ese conocimiento de otras maneras. Pero seamos conscientes la educación formal de este país es una porquería, una fábrica de obreros sin criterios, ciudadanos y gente de bien que no cuestione el orden establecido y admitámoslo el orden establecido es brutalmente injusto y la educación formal el motor principal de esta. Por eso es importante que haya personas y profesores que se cuestionen eso.

Renunciar a la educación formal o cuestionarse es descubrir que uno puede auto educarse y que al final puede que no sea tan importante como la sobre valoración que se le ha dado, como lo han demostrado grandes como el mexicano Jordi Muñoz en el campo de la robótica de drones o Neistat Cassey en el caso de videos en youtube y desarrollo de apps, ambos sin siquiera pisar la universidad.

Descubrir que podemos auto emplearnos, y que el conocimiento y grados académicos desde que ponemos el primer pie en la escuela hasta el nivel profesional, pueden de hecho obtenerse con experiencia laboral y exámenes de equivalencia, en otras palabras: cuestionar la educación formal  es descubrir que hay otra vida más allá del sistema, y eso al sistema (encarnado en nosotros mismos defendemos a capa y espada la idea de que terminar la prepa es vital, aunque no lo sea), obviamente no le gusta.

Por otra parte no afirmo que deban salirse en masa de la preparatoria, sino más bien que ese cuestionamiento al sistema a la educación formal, aunque venga de una adolescente –haciendo el loco y berrinches, enojada, con falta de experiencia, argumentos y enfoque–, que tanto les cae mal, es el germen de algo vital, la semilla de un pensamiento crítico valioso, una semilla que podría cambiar la forma en la que recibimos educación, cambiar los objetos que perseguimos con ello, cambiar nuestras prioridades en la vida.

Y entiendo por qué esto genera mucha molestia en todos, nadie dijo que pensar fuera cómodo. Nos vemos en la escuela.

 

Mark Zuckerberg por fin se graduará de Harvard

Mark Zuckerberg - Bill Gates - Harvard

Es común en el mundo de los negocios y la tecnología encontrar a varios drop-out (gente que deja los estudios en la universidad o escuela), que lideran el panorama, de hecho muchos de los multimillonarios son gente sin grado académico. Como Steve Jobs, Bill Gates, Mark Zuckerberg o el mexicano Jordi Muñoz.

Muchas personas muy talentosas han dejado la universidad para dedicarse a lo que verdaderamente les apasiona “Still Hungry, Still Foolish” solía decir Steve Jobs. Y bastantes de estas personas han hecho de su trabajo su verdadera pasión, tecnólogos, bloggers, desarrolladores, científicos, escritores, etc, se podrían citar a muchos o visitar el sitio web de algunos de ellos.

Actualmente Mark Zuckerberg es uno de los casos más citados sobre drop-outs, que son una prueba de que no hace falta tener un título universitario de una prestigiosa escuela para triunfar en la vida. Han pasado ya 12 años desde que el joven emprendedor abandonó Harvard para seguir su pasión y fundar Facebook. Hoy en día, al convertirse en uno de los multi millonarios más jóvenes, Zuckerberg por fin se titulará.

Este año el discurso de graduación de Harvard 2017 lo dará el fundador de Facebook, la red social más importante del mundo.

“El liderazgo de Mark Zuckerberg ha alterado profundamente la naturaleza de las interacciones sociales en el mundo. Pocas invenciones modernas pueden rivalizar con el impacto de Facebook en la interacción que tenemos con los otros en todo el planeta”, anunció el sitio web de la universidad.

El CEO de Facebook acudió a otro drop-out de Silicon Valley, el fundador de Microsoft, Bill Gates, quien también dejó la universidad para fundar su compañía junto a Paul Allen, además de haber sido el orador de graduación de Harvard en el 2007.

En lo personal no creo que dejar la universidad o los estudios sea una muestra de éxito, al igual que existen muchos drop-out exitosos, también los hay con grados académico, como los fundadores de Google por ejemplo, Larry Page y Sergey Brin, ambos con doctorado en ciencia de la computación.

Fuente.

Aprende cualquier cosa en 20 horas

Siempre hemos querido aprender nuevas cosas, como aprender a resolver cálculos rápidamente, programar apps, tocar algún instrumento musical, destacar en algún deporte, hablar otro idioma, etc.

Hay una teoría que dice si practicas algo durante 10,000 horas te vuelves un experto en el área, y quizás tenga mucha razón, la constancia hace que mejores en cualquier área, y 10,000 es un tiempo verdaderamente significativo.

Pero afirmar que en 20 horas puedes aprender cualquier cosa, según Josh Kauffman es posible. El tema consta de 4 puntos interesantes:

20 hours

1. Fragmenta la habilidad

Cuando se aprende algo nuevo es importante saber lo que se necesita para llegar a un nivel considerable. No serás un experto de la noche a la mañana, pero sí de manera gradual, si fragmentas en pequeñas habilidades y aprendes de uno a uno lo necesario.

2. Aprende lo suficiente para autocorregirte

Esto a algunas personas se le hace aburrido o tedioso, pero es importante aprender la parte teórica de la habilidad que queremos aprender.

Existen muchos recursos para esto, como los libros, sitios web, un curso, videos online, etc, para aprender lo suficiente y saber si estás haciendo las cosas bien. Este aprendizaje debe estar enfocado en la fragmentación de las habilidades, del punto anterior. No se trata de leer horas y horas o dejar de practicar por hacer esto, sino en hacer exactamente lo determinado.

3. Elimina barreras que te impiden practicar

Este punto implica que tienes que eliminar todas las distracciones que pueden atentar contra tu propósito y desconcentrarte del aprendizaje de tu habilidad. Me refiero al Facebook, la smarth TV, los smartphones, el Internet o cualquier otro objeto de distracción.

4. Entrena por lo menos 20 horas

Kaufman señala que la parte más difícil del proceso es  la barrera de la frustración. Cuando comienzas a practicar algo hay un momento que sientes que los resultados no son los esperados, te frustras y dejas de intentarlo, aún sabiendo que la única forma de lograrlo es siendo perseverante. Según Kaufman, después de 20 horas nadie se siente realmente malo, todo lo contrario, alcanzas un nivel considerable en la habilidad, que te permitirá seguir aprendiendo.

Por eso está prohibido abandonar la práctica antes de las 20 horas. ¿Quieres aprender lo que sea, tocar el piano, programar, aprender un nuevo idioma? Sólo necesitas 20 horas.

Masdar ciudad utópica del futuro que se convirtió en distópica

¿Acaso una utopía no puede convertirse en distopia?

Creo, no recuerdo con exactitud, pero escuché antes la palabra distopía que utopía, por los libros con temas de ciencia ficción en donde relatan escenarios futuros caóticos. Al contrario de la utopía, cuando la escuche hablaba sobre una sociedad igualitaria, libre, un mundo en el cual reina la paz, donde los recursos son inagotables, donde el progreso humano se da sobre una autopista.

Masdar la ciudad del futuro

Si hay una ciudad o país que tiene dinero infinito esos pueden ser Los Emiratos Árabes Unidos. Quienes decidieron inspirar a todo el mundo, con unos gráficos que no le envidian a ninguna productora de talla internacional en ciencia ficción y animación, con el siguiente video sobre Masdar, la ciudad utópica del futuro:

Masdar comenzó su construcción en el 2006, y prometía ser ese paraíso utópico sacado de algún libro de Tomás Moro, bueno no nos vayamos tan lejos, prometía un paraíso en energía verde, auto nominándose como “la primer ciudad carbón neutral”. Tenía como meta habitar a más de 90,000 personas, entre civiles y empleados, quiénes serían transportados en vehículos innovadores.

La capital de la innovación, educación y progreso pasó de ser el paraíso a convertirse en una ciudad post-apocalíptica, ideal para cualquier first-person-shooter.

La ciudad iba a estar en funcionamiento y terminada al 100% para el 2016, con sus habitaciones que incluyen un esposa robot, pero luego de 11 años, apenas se lleva construyendo el 5%. Actualmente cuenta con 2,000 empleados y unas “300 personas” que ni siquiera viven ahí.

Esta ciudad que se ha convertido en un pueblo fantasma ha dado nueva fecha para su meta de construcción, la ciudad busca estar terminada en el 2030, las cosas no se ven tan mal cuando le agregas otros 14 años a la fecha de entrega, ¡jajaja!

Te invito a ver las fotos de esta ciudad fantasma:

Sitio web de Masdar.

Ahorra al puro estilo japonés (Kakebo)

Japón es la tercera potencia económica más grande del mundo. La cultura japonesa tiene como distintivo el trabajo duro y la buena administración. El ahorro es algo muy común para los japoneses, y ¿para los mexicanos?

¿Kakebo?

Su nombre original es Kakeibo, y básicamente es un libro de cuentas nipón para la administración doméstica. Fue desarrollado en 1904 por Motoko Hani. Para los japoneses es normal comprar uno de estos libros al inicio del año. Con este método puedes gestionar inteligentemente tu dinero para luego disfrutar lo que ahorres.

¿Cómo funciona?

Kakebo se basa en la previsión mensual de los gastos que son fijos (esos que siempre tienes que pagar) y el control del resto de los gastos separados por categorías: supervivencia, ocio, vicio (acá van las chelas), cultura y extras. También puedes anotar los ingresos extras. Suena básico, pero de esta forma visualizas tus hábitos de consumo y por lo tanto logras unas finanzas saludables.

La idea es anotar tus gastos y hacer tus cuentas cada día. Al principio requiere un poco de disciplina, pero con el tiempo te acostumbras y visualizas los gastos que verdaderamente son inútiles. O bien si estás gastando de más en algo que quizás no sea tan prioritario.

Es para cualquier persona.

No importa si eres buen administrador o todo el tiempo te la pasas gastando. Es importando que sepas cada cosa en la que estás gastando, para lograr tener un ahorro de una forma fácil.

Y bien no tienes que comprar a fuerzas la libreta Kakebo, hay versiones a todo color en internet listas para imprimir.

Llevar un control de todos tus gastos siempre es una buena idea para organizarte mejor en tus finanzas. Ahorrar no es tan fácil, pero con este método puede que te resulte un poco menos complicado. El truco no es saber administrar bien tu dinero. La regla de oro, recuerda bien, es no gastar más de lo que ganas.

También puedes ver el siguiente video donde te explican más a detalle este método japonés de ahorro.